10 razones para la valoración de una empresa

La valoración de empresas está en auge, no nos cabe duda. En este post trataremos de desvelar situaciones donde es importante conocer el valor de una compañía.

La búsqueda de cuantificación de los diferentes elementos de una empresa, de su fondo de comercio, de su crecimiento o de cualquier otro factor capaz de ser valorado, se produce por diferentes motivos. Para ello, se aplican numerosas metodologías, implicando alguna de ellas grandes dificultades técnicas.

Algunos métodos de valoración se basan en elementos estáticos, como el balance o la cuenta de resultados. Otros, en factores dinámicos, como los métodos de descuento de flujos –free cash flow o capital cash flow- o los métodos basados en la creación de valor. Abordaremos estos métodos en futuros post en nuestro blog.

Pero, ¿por qué valorar una empresa? Vamos a detallar 10 situaciones frecuentes donde se antoja necesario contar con un informe de valoración. Estos 10 casos se podrían agrupar en tres categorías: oportunidades de mercado, cambios estructurales internos o conflictos legales.

1- Operaciones de compraventa de empresas: la razón más clásica. Cuando estamos interesados en realizar una operación de compraventa, la valoración es imprescindible para ambas partes. Por un lado, al comprador, la valoración le proporciona el precio máximo a pagar. En cambio, al vendedor, le indica el precio mínimo por el que debe vender.

2- Compraventa de acciones/participaciones: es imprescindible conocer el valor de la empresa para saber si el precio de las acciones que vamos a comprar o vender se ajustan a su cotización. En el caso de que la empresa no cotice en ningún mercado, para comparar con la oferta realizada por el vendedor.

3- Ampliaciones de capital o salidas a bolsa: para justificar el precio de salida de las acciones al público es necesario realizar una valoración fiel de la empresa.

4- Realización de un plan estratégico: la valoración será una herramienta clave a la hora de realizar seguimiento del nuevo plan. Por ejemplo, estudiar el impacto de una nueva línea de negocio. Es decir, analizar si crea valor o, por el contrario, lo destruye.

5- Identificación de los value drivers (elementos que crean valor): es aconsejable realizar la valoración de una empresa periódicamente para jerarquizar los impulsores de creación de valor de la compañía.

6- Tomar una decisión sobre la continuidad de la empresa: en la vida de una empresa, a veces se plantean decisiones de llevar a cabo una fusión, escisión, etc. La valoración nos puede ayudar a tomar la decisión correcta.

7- Obtención de financiación ajena: los directivos necesitan conocer el valor de la empresa para obtener fondos ajenos, mediante la concesión de créditos o préstamos. La propia entidad bancaria nos puede pedir una valoración objetiva de nuestra compañía.

8- Procesos legales, arbitraje y pleitos: en ocasiones, el árbitro o juez en una disputa sobre precios, puede requerir una valoración para apoyarle en la resolución del conflicto.

9- Herencia y testamentos: la valoración nos ayudará a repartir la masa hereditaria de la manera más igualitaria. Nos permitirá comparar el valor de las acciones con el de los otros bienes.

10- Liquidación o quiebra de una empresa: en este caso valoraremos el valor de liquidación de cada uno de los elementos de la empresa.

Como vemos, son muchas las razones por las que solicitar la valoración de una compañía. Dependiendo de cuál sea la misma, recomendamos usar un método u otro. No hay que olvidar la importancia que tiene elegir correctamente al experto que nos ayudará a realizarla.

Si tienes cualquier duda sobre valoración de empresas, puedes escribirnos en nuestra sección contacto


Foto Visualhunt

The following two tabs change content below.

Equipo de Redacción Empresax

El blog de Empresax es el lugar de encuentro para empresarios, inversores y asesores | ¿Está buscando asesores especializados en compraventa de empresas? Contáctenos: 678 79 77 15 - contacto@empresax.com